PROTESIS DE RODILLA
La artrosis de rodilla es una enfermedad degenerativa del cartílago articular y
que afecta a otras estructuras cercanas a la articulación. Hay varios factores
predisponentes como pueden ser el sobrepeso, desviaciones de extremidades
inferiores, trastornos hormonales y muchas otras causas que no están claras.
Una vez realizada la intervención quirúrgica es muy importante el papel de la
recuperación, ésta se divide en tres fases según el tiempo que haya pasado:
Fase I o aguda: dura unas 3 o 4 semanas. Principalmente hay que mantener
la pierna elevada, empezar a movilizar para estirar y doblar la rodilla, ejercicios
suaves para empezar a activar la musculatura y aplicar hielo en la zona.
Durante ésta fase se usaran las dos muletas.
Fase ll o de protección moderada: es importante trabajar la cicatriz para evitar
adherencias, realizar masajes descontracturantes para la musculatura que
aumenta de tono en respuesta al dolor, empezar a realizar ejercicios para
tonificar la musculatura de la cadera i de la rodilla y seguir trabajando la
extensión y flexión de rodilla. En ésta fase se pasará a usar una muleta y se
seguirá aplicando hielo tras el tratamiento.
Fase III o final: después de algunas semanas de recuperación, en caso de
que la otra rodilla esté sana, podremos eliminar la segunda muleta y empezar a
caminar sin ninguna y se seguirán trabajando los aspectos de la segunda fase.

Leave a reply